Noticias y Novedades

mitos sobre la facturación electrónica

5 mitos sobre la facturación electrónica que no debes creer

La creación de mitos sobre la facturación electrónica aparecieron en el país cuando el Servicio de Rentas Internas (SRI) comenzó a implementarlo en 2012. Estos solo se ampliaron según avanzaba el alcance de las nuevas facturas, creando miedo e inseguridad en los usuarios.

Desmitificando la facturación electrónica

Mito 1: Adquirir un sistema de facturación es costoso y no justifica la inversión.

Realidad: Los costos de un sistema de facturación electrónica puede variar mucho dependiendo del tipo de solución que su empresa requiera. Los de tipo software como Edocs suelen tener un costo fijo, con facilidades de pago, que le dan acceso a un programa propio con un número ilimitado de facturas.

Otros tipo SaaS ofrecen el servicio por cuotas mensuales y le permiten usar una plataforma externa en línea para realizarlas. Y por último si su negocio tiene un volumen de ventas menor a 100 facturas mensuales puede usar el software en línea del SRI de manera gratuita.

Además con las facturas electrónicas las empresas ahorran en otros rubros que garantizan que su inversión no será hecha en vano.

Mito 2: La facturación electrónica tiene más desventajas que ventajas.

Realidad: En Ecuador las facturas electrónicas representan una gran ventaja para los emisores y consumidores como:

  • El envío directo al correo del cliente
  • El ahorro de dinero en su emisión, transportación y almacenamiento.
  • La seguridad de tener respaldos de todas sus facturas entre otros.

Lee más sobre: las ventajas de la facturación electrónica

Mito 3: Solo las empresas grandes usan facturación electrónica

Realidad: En 2012 el cambio a la facturación electrónica era voluntario, pero desde 2014 se organizó un calendario para que paulatinamente todas las empresas llegaran a tener un sistema digital.

En 2019 las pequeñas empresas se unieron a las grandes y medianas compañías que ya estaban obligadas a llevar facturación digital.

Mito 4: Sin firma la factura no es válida.

Las facturas electrónicas cuentan con un código único de factura emitida. Además todos quienes las emiten tienen que tener un certificado de firma digital que está validado por el Estado. Estos elementos permiten establecer la veracidad del documento y su validez ante el SRI.

Mito 5: Con las facturas electrónicas información de las empresas queda desprotegida.

La información de las empresas llega encriptada a las autoridades tributarias y los datos tanto de consumidores como de las empresas están garantizados por estándares internacionales de gestión de la información.

Le puede interesar: Factura electrónica internacional y el comercio exterior

valentina@iaidea.com'

About Valentina Portaluppi

Redactora y Community Manager en IA Idea. Master en Escritura Creativa y Licenciada en Comunicación Social con mención en Literatura y Comunicación. Lectora compulsiva, fanática de los libros infantiles y juveniles.

  •  

1 Comentario

Dejar un Comentario